03.10.2023
Back Volver

Consejos para conducir con niebla

Conducir con niebla

Conducir en estas condiciones es una situación complicada para cualquier conductor, pero con los consejos adecuados que te ofrecemos podrás afrontar estas condiciones en la carretera minimizando los riesgos.

Reducir la velocidad y aumentar la distancia de seguridad

La conducción con niebla implica una reducción considerable de la visibilidad. Como ante cualquier otra situación de riesgo, es importante reducir la velocidad y aumentar todo lo posible la distancia de seguridad conforme al vehículo de delante.

Llevar las luces adecuadas para conducir cuando hay niebla

Una de las dudas más frecuentes entre los conductores es qué luces poner si hay niebla durante el trayecto. Para que esté suficientemente claro, sigue estas indicaciones:

  • Hay que usar luces antiniebla. Las traseras son obligatorias, ya que gracias a ellas los conductores que van detrás de ti podrán ver tu posición. Las delanteras son opcionales, pero recomendables igualmente.
  • Respecto a las otras luces, son aconsejables las luces de cruce y de posición.
  • No debes usar las luces largas, ya que en condiciones de niebla pueden provocar reflejo y dificultar la visibilidad.
  • Sobre cómo conducir con niebla espesa, debes saber que puedes aprovechar las luces de emergencia e incluso los intermitentes, para señalizar todo lo posible tu ubicación al resto de conductores.

No parar en el arcén

Uno de los consejos para conducir con niebla más importante es que no pares en el arcén por las condiciones climáticas peligrosas.

Precisamente, el problema que conlleva la niebla es que impide ver correctamente lo que hay a nuestro alrededor.

Si parar en el arcén ya es peligroso de por sí, hacerlo en unas condiciones de reducida visibilidad solo va a aumentar el riesgo de que se produzca un accidente.

Frenar intermitentemente

Otro consejo sobre cómo conducir con niebla también relacionado con la iluminación es frenar intermitentemente, como es lógico con la máxima seguridad posible.

El hecho de hacer esta acción iluminará las luces traseras correspondientes al freno y servirán de guía para los vehículos que vayan por detrás, para que así mantengan una distancia prudente.

Evita los adelantamientos

A la hora de conducir con niebla debes procurar mantenerte siempre en el mismo carril. El motivo es que, sobre todo con niebla densa, puede serte bastante complicado identificar la presencia de un vehículo en el carril contiguo.

Y lo mismo para los conductores que vayan por ese carril, ten en cuenta que estarán manteniendo la distancia de seguridad respecto a cualquier vehículo que tengan por delante, por lo que al aparecer tu coche aumentas el riesgo de una colisión.

Evita riesgos adicionales

La conducción siempre conlleva riesgos. Algunos de ellos en caso de conducir con niebla se vuelven mucho más peligrosos. Estos son los que debes evitar sobre todo en estas situaciones:

  • Elimina totalmente el vaho del parabrisas.
  • No te confíes aunque conozcas perfectamente la carretera por la que conduces.
  • No aceleres ni frenes bruscamente. De hecho, con niebla puede aparecer hielo negro, que es cuando el asfalto está a cero o menos grados y la niebla provoca que el agua condensada se congele, lo que puede hacerlo muy resbaladizo.

Elimina distracciones. Conducir con niebla, más aún que en el resto de situaciones, requiere el 100% de tu concentración en la carretera.

© Mobilize Financial Services 2024. Todos los derechos reservados.